archivo

Archivo de la etiqueta: estrategia

El uso masivo de las Redes Sociales por parte de los empleados afecta a las empresas desde varios puntos de vista. Y afecta tanto a las empresas que tienen perfiles en ellas como a las que no.

¿Positiva o negativamente? No he dicho cómo, simplemente he dicho que afecta. Para evitar que sea de una forma negativa, conviene que la empresa tenga establecida una Política de Social Media que proteja tanto al empleado como a la misma empresa.

El de arriba es un vídeo de una administración americana (departamento de justicia de Victoria) que trata de sensibilizar acerca del tema (en inglés).

Se trata de establecer de una forma clara:

  • En caso de que el empleado participe en el Social Media de la empresa (vía figura de community manager, colaborativa, …):
    • En qué términos actuar
    • Qué lenguaje utilizar
    • Tiempos de respuesta permitidos
    • Mecanismos de consulta de respuestas más técnicas (a quiénes y por qué medios hacer consultas internas antes de responder al cliente)
    • Tratamiento de mala reputación
    • Procedimiento de creación y mantenimiento de cuentas y paswords: permisos, archivo, …
  • En el caso de que el empleado no participe en el Social Media de la empresa. Aún así, lo que diga y cuente a sus amigos acerca de la empresa o de sus compañeros, puede afectar a la imagen de aquella. Todo lo que diga y comente en redes sociales, va a quedar ahí reflejado; puede tener cierto control sobre lo que comenta con un amigo, pero no sobre el uso que el amigo haga después de esos comentarios. En la Política de Social Media de la empresa, se habrá de reflejar claramente:
    • Que el empleado tiene que ser consciente de la repercusión de todo lo que pueda comentar acerca de la empresa
    • Si puede o no dedicar tiempo (y cuánto) a atender sus redes particulares (es como atender una llamada particular en el trabajo)
    • Qué puede comentar acerca de la empresa y sobre qué no.
    • Animar a que no deje a interpretaciones si está hablando en su nombre o en el de la empresa. Ser claro.
    • Advertencias sobre el uso de Copyrights, propiedad intelectual, etc.. No sólo el cómo se fabrica alguna cosa o cómo se presta algún servicio constituyen propiedad de la empresa, sino también el proceso interno para hacerlo.
    • Todo aquello que, en función de la particularidad de cada empresa, no se deba dejar en el aire, expuesto a que sea tratado por los empleados de una forma que perjudique a la empresa, sea o no a propósito.

Bloquear totalmente el acceso a las redes sociales en el tiempo de trabajo no es la solución, o por lo menos la mejor solución. Ser totalmente prohibitivo, tampoco (el trabajador siempre podría hablar desde un perfil totalmente anónimo). La Gerencia debe de tratar el tema como algo normal, sabiendo que esconder malas actuaciones de la empresa será, obviamente, muy difícil.

Sería bueno, antes de nada, que el empresario consultase a su asesor legal qué puede introducir / exigir en dicha Política.

En el vídeo, podemos sacar más pistas de cómo hacerlo.

Visto a través de Mashable.

Anuncios

Para desgracia de los que no ven futuro en la comunicación a través de redes sociales, de esas empresas y profesionales inmovilistas que, ante el desconocimiento, en vez de optar por la actualización, optan por la desacreditación, ahí va un vídeo (en Inglés, pero muy intuitivo y de narración fácilmente entendible -para los que sepáis algo de inglés, claro está-) de Google en el que explican cómo van a premiar en las búsquedas las respuestas que sobre los temas buscados dan tus propios amigos dentro de cualquier red social.

Es que es lógica pura: si a nosotros nos gustan las opiniones de nuestros contactos, si las tenemos en cuenta, Google tiene que tenerlas también en cuenta. Porque, si no lo hace, correría el riesgo de que vayamos  realizar las búsquedas a esas redes (cosa que ya estábamos haciendo), y supongo que eso será lo que quieren evitar. Dice Google: “amigo; don’t worry!!! que yo te voy a poner en los resultados no sólo la información que en internet haya sobre lo que tú estás buscando, sino también lo que opinan y comentan tus contactos de cualquier red sobre ello. Y, además, a esas opiniones les voy a dar más importancia que al resto (después de los que pagan anuncios, claro está -business is business-)”.

Me he enterado de este vídeo a través de un buen análisis que ha hecho Jaime López Chicheri en su artículo

Jaime es un profesional, y aplica la lógica de maravilla…

El turismo gay en su más amplio sentido tendrá cabida este año en Fitur con un espacio expositivo propio (Pabellón 10), según estamos leyendo estos días en varios medios.

Estudios oficiales como el de Turespaña, reflejan que se trata de un segmento de clientes con un importante atractivo por su mayor gasto medio (en torno a 130 € diarios).

Normalmente, aunque no siempre, dicho turismo va asociado más a la temporada de verano y a la existencia de playas en el destino; pero no tiene por qué ser así: el turismo LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) puede ser un nicho perfectamente válido para un nuevo turismo rural o náutico, por poner 2 ejemplos.

Si tu negocio o destino está pasando por una mala época, a lo mejor es el momento de  plantearse una estrategia hacia un segmento como éste.

Te suena la expression “just in time” aplicada a un proceso productivo?

Si el marketing tradicional es cambiante con el tiempo (pensemos en el marketing mix de hace 20 años y comparémoslo con el de hace 5 años: cómo ha disminuido el poder comercial de la radio y se ha incrementado el de la televisión; cómo pasó a ser más importante el mensaje visual que el escrito, etc.), el social media marketing lo es mucho más y de forma infinitamente más vertiginosa: surgen nuevas redes, nuevas aplicaciones, nuevos apps que facilitan ciertas acciones, nuevos intereses, nuevas tendencias, etc, que hacen que una estrategia planteada hace 1 año para una empresa de un determinado sector ya no sea tan efectiva pensada para el momento actual.

Es por ello que proceder a realizar una réplica de una estrategia definida en una empresa similar a la nuestra que haya tenido éxito no es aconsejable; en cada momento habrá que determinar la estrategia inicial adecuada. De ahí la comparación con el “just in time” de los procesos productivos.

¿Copiar y pegar? Si en el marketing tradicional era algo que se detectaba cada vez más fácilmente, ahora las consultoras lo tendríamos mucho más crudo si pretendiésemos actuar así: el cliente lo detectaría en el primero de los informes previos.

Hay que estudiar cada caso en cada momento, observando las “microparticularidades” de cada empresa dentro de su sector y con su mercado objetivo. ¿Sólo porque todo cambia muy deprisa? No sólo por eso, sino también porque el objetivo es establecer una estrategia microsegmentada de clientes, y ahí es donde las diferencias de unas empresas a otras se van a hacer todavía más vistosas.

Y este medio vertiginosamente cambiante nos obliga, además, a que la estrageia establecida en el momento “cero” tenga que ser monitorizada y revisada periodicamente, para readaptarse a dichos cambios.

Por eso, empresa, si te has decidido por establecer una estrategia de marketing online, hazlo con una empresa que te garantice que se va a sentar contigo a desmigajar tu empresa y su situación dentro de tu sector, porque eso es lo único que te va a garantizar un trabajo profesional con resultados óptimos. No tiene por qué ser CINQUIA (aunque es una muy buena opción), pero que sea una empresa que te desarolle una estrategia “just in time” y “just for you” (justo en el momento y creada para ti).

A %d blogueros les gusta esto: