archivo

Archivos Mensuales: marzo 2011

Ayer la Consellería de Cultura de la Xunta de Galicia presentó el “Año de la Música de Galicia”. Una acción desarrollada para el presente año, que traerá a nuestra comunidad un amplio abanico de representaciones musicales de todos los géneros.

Precisamente, creo, esa variedad, tanto de géneros como de escenarios, puede dar lugar a la creación de productos turísticos muy interesantes y novedosos. Se trata de que, nos aprovechemos en una acción ya emprendida (a la que se destinan unos 6 millones de euros) y le demos mayor valor añadido con la creacción de productos más complejos (=SINERGIA): ¿a quién no le gustaría pasar un día en la Ribeira Sacra, durmiendo en alguno de sus Paradores o preciosas casas de turismo rural, hacer al día siguiente un descenso por el Ulla, y rematar esos 3 ó 4 días con un concierto de …  … aquí viene lo bueno; habrá para todos los gustos!!! … desde el Sónar Galicia, hasta la Statskapelle de Berlín dirigida por Daniel Barenboim, pasando por una variopinta representación de la música hecha en Galicia.

Lo bueno para el turista que viene a Galicia, es que tenemos todo a tiro de una hora y media de coche, como mucho.

… Pues ¡¡¡manos a la obra!!!

Para desgracia de los que no ven futuro en la comunicación a través de redes sociales, de esas empresas y profesionales inmovilistas que, ante el desconocimiento, en vez de optar por la actualización, optan por la desacreditación, ahí va un vídeo (en Inglés, pero muy intuitivo y de narración fácilmente entendible -para los que sepáis algo de inglés, claro está-) de Google en el que explican cómo van a premiar en las búsquedas las respuestas que sobre los temas buscados dan tus propios amigos dentro de cualquier red social.

Es que es lógica pura: si a nosotros nos gustan las opiniones de nuestros contactos, si las tenemos en cuenta, Google tiene que tenerlas también en cuenta. Porque, si no lo hace, correría el riesgo de que vayamos  realizar las búsquedas a esas redes (cosa que ya estábamos haciendo), y supongo que eso será lo que quieren evitar. Dice Google: “amigo; don’t worry!!! que yo te voy a poner en los resultados no sólo la información que en internet haya sobre lo que tú estás buscando, sino también lo que opinan y comentan tus contactos de cualquier red sobre ello. Y, además, a esas opiniones les voy a dar más importancia que al resto (después de los que pagan anuncios, claro está -business is business-)”.

Me he enterado de este vídeo a través de un buen análisis que ha hecho Jaime López Chicheri en su artículo

Jaime es un profesional, y aplica la lógica de maravilla…

Este sábado he asistido a la ponencia que hubo en Turexpo (Silleda – Galicia) sobre “Integración del Social Media marketing en el sector turístico”. David Pozo, de El Colectivo Wiley (@davidpozo_) hizo una presentación muy práctica de lo que es integrar = el marketing en social media no puede ser algo que se desarrolle al margen del OFF line de la empresa, sino que ha de estar integrado con la estrategia general y ser coherente con ella. … eso creo que le pudo quedar claro a todo el mundo.

 

Otra cosa distinta (y esto es una apreciación muy personal, pero para eso se han creado los blogs), es que parte de los asistentes (éramos unos 50 en total) se haya enterado de lo que se pretendía transmitir. Desconozco el perfil de todos ellos (a mí nadie me preguntó a qué me dedicaba ni lo que pretendía aprender con la ponencia, por lo que entiendo que al resto tampoco); pero las caras de algunos (resoplidos incluídos) hacían ver que no se enteraban ni de la misa la mitad. No porque David no se explicase perfectamente, ni porque lo que se trataba no fuese coherente con el título de la ponencia/taller. Sino porque hay personas de las que allí estaban que creo que no sabían ni lo más básico de redes sociales.

… Y todo ello me ha hecho pensar que hay una necesidad tremenda de información, sensibilización y formación.

El dueño de un restaurante, de una empresa de actividades turísticas, de un hotel … que no esté familiarizado con las redes sociales, que, incluso, por su edad o desconexión con las nuevas tecnologías, esté un poco asustado por los cambios que se están produciendo en la forma de comunicarse las persona, antes de que le hablen de integración, necesita:

  • que alguien le cuente que hoy en día, y cada vez más, los clientes no miran un folleto turístico, sino que buscan información de destinos y recursos a través de los comentarios de otras personas que conocen (virtualmente) a través de redes sociales (explicándole todo, incluso qué es una red social, un seguidor, un “me gusta”, un tweet, … todo desde lo más básico). Eso es INFORMAR a esa persona de los cambios que se están produciendo.
  • que, posteriormente, alguien le haga razonar (desmigajando su público objetivo, sus posibles variantes de producto/servicio, etc.),  por qué debe de dirigir ciertas acciones hacia la introducción en redes sociales. Cuando se haya logrado que razone, se habrá conseguido SENSIBILIZAR a esa persona acerca de las oportunidades de introducirse en redes sociales.
  • (siempre después de haberlo informado y de haberlo sensibilizado) que alguien le indique qué medios tiene para desarrollar acciones en redes sociales (es decir, qué redes sociales principales existen y qué le pueden aportar cada una de ellas) y qué opciones tiene en cuanto a la internalización o externalización de las acciones en medios sociales (en función de sus conocimientos, de sus recursos internos y de sus recursos económicos, fundamentalmente). Eso es FORMAR, a un nivel muy inicial, a esa persona.

A la altura de esta última etapa de formación, a esa persona ya se le podrá comentar todo eso de que lo que haga en medios sociales ha de ser acorde con su política de marketing offline, y ha de estar conectado con ella, y ser parte (integración).

Pero, previamente, tendrá que haber tenido Información y Sensibilización, con un lenguaje adaptado a sus conocimientos; no se trata de impresionarlos con vocabulario de “twitero” o de “social-estratega”, sino de que sean capaces de asimilar lo que se les trata de explicar. No son lelos, pero simplemente no conocen este nuevo lenguaje, y, como nos ha ocurrido a todos los que nos han parido, tienen que aprender (y capacidad, les sobra).

Aquí es donde los Organismos (públicos, privados, asociaciones, …) entiendo que deben de centrar sus esfuerzos: en comenzar por informar y sensibilizar acerca del cambio, y posteriormente formar a las personas para que sean capaces de ser parte de ese cambio.

David lo ha hecho estupendamente (bajo mi opinión), pero la mezcla de perfiles puede que no fuese la ideal.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: